26 Sep 2021

2. POESÍA COSTARRICENSE. MINOR ARIAS

-25 Jul 2020

 

MI LIBRO PREFERIDO ES PARA USTED 

 

Los dinosaurios viven

en las esquinas de las bodegas,

no hacen daño.

Los dinosaurios comen migas de pan

y gotas de rocío,

por eso caminan por los techos.

 

Los dinosaurios de panza naranja,

comen jocotes maduros,

y eructan como las vacas.

 

Tengo un dinosaurio pequeño para usted.

Es suave como una bola de hule,

y come arroz crudo con miel.

 

No me atrevo a dárselo,

no quiero que se asuste.

Le regalaré antes

mi único libro sobre dinosaurios.

 

 

UNA IGUANA SIN RÍO

 

En el aula,

un pupitre está vacío.

La maestra dice que usted se fue a un pueblo

cerca del mar.

 

Me dijo también

que uno no se da cuenta

cuando los arco iris desaparecen,

y sin embargo,

a uno le hace bien pensar en su luz.

 

Desde la ventana

mis ojos viajan por encima de los cerros.

Añoro los recreos con usted.

 

Me queda el libro que leímos juntos.

 

Mi corazón está triste

como una iguana sin río.

  

 

LE GUSTA EL AGUA DE PIPA Y EL ARROZ CON CAMARONES

 

Abuela Andrea ama el mar,

observa sin prisa los cangrejos.

Se mira joven en el espejo de la playa

y sueña con sones cubanos, cumbias y boleros.

 

Entonces,

camina bailando

al ritmo de las olas

que de cuando en cuando llegan hasta sus caderas.

 

Pantalones cortos rojos,

camiseta blanca,

y su rosario de luces.

 

En su viaje por los litorales,

silba, canta, conversa son sus ancestros,

y le queda eterno el día

para rezar.

 

Ella conoce el sonido de Dios,

por eso busca el mar.

 

  

AMORES PULGOSOS 

 

Las pulgas aman la panza de los perros,

las he visto brincar y dar vueltas en el aire.

A veces toman un pelo y hacen suiza.

Las pulgas tienen resortes en los talones.

 

Cuando mi perro se rasca,

las pulgas se esconden en sus axilas.

Quietas, se asoman con sus grandes ojos de lámpara.

Cuando todo vuelve a la calma,

se lanzan hasta el tobogán del ombligo.

 

Cuando los perros duermen panza arriba,

las pulgas aprovechan y juegan brinca brinca,

se despeinan y ríen,

 

Las pulgas aman la panza de los perros.

 

    

AMOR COMPLETO COMO UN ESQUELETO

 

Los peces pasan por debajo de la luz.

La hojas blancas están solas.

Yo estallo en dibujos, en poemas,

en palabras boscosas y alegrías de piñata.

 

Te amo desde hace siglos,

y esto no cambiará nunca,

aunque me convierta en un adulto,

y me preocupe por los impuestos

y por las noticias.

 

 

Minor Arias Uva (Pérez Zeledón, Costa Rica, 1971). Doctor en Educación. Escritor, poeta, Profesor Universitario, Promotor Cultural. Entre sus libros publicados destacan Canción de lunas para un ermitaño, Universidad Regiomontana, Monterrey, México. Canción de lunas para un Duende. ECR.  Publica sus textos en diversas revistas latinoamericanas. Es colaborador y amigo de las ediciones surrealistas de Art Edition, San José, Costa Rica.



Compartir