24 Sep 2021

101. POESÍA VENEZOLANA. MARÍA AUXILIADORA ÁLVAREZ

-31 Oct 2020

 

1

 

el pensamiento quiere estar solo

 

sus animales juegan

                                        como si la belleza

                                        escogiera sus instantes

 

la humareda del cráter

se eleva en columnas

 

...

 

el hervor de la lava

desconoce

su propio resplandor

 

Lo mirado no espera ser mirado

entiende la pausa

                                     la cólera

                                     la muerte

 

y dice: no pasa nada

(gesticulando)

 

 

2

 

la mañana escancia sus memorias

                                        y guarda el poso del sonido para sí

 

                     ¿de qué sobrevivirá el silencio?

 

la luz escoge la sordera para durar

                                                                    su brillo es engañoso

                                                                    su límite la amabilidad

 

vencida por el poder del gesto

                                                                     la mudez se dobla

hacia adentro

 

 

8

 

tus oídos son tuyos

pero no escuchan solamente

                                                 lo que quieren escuchar

 

tus oídos son tuyos

                                                 pero no los puedes cerrar:

tus oídos no son tuyos

 

por más que los cubras con los dedos

                                                               con las manos

                                                               con los brazos

 

doblando toda articulación

                                                               todo cartílago

 

los oídos aún escucharán

                                             lo que no quieren escuchar:

como una pulsación

 

                                             una pulsación

 

                                             una pulsación

 

 

14

 

y otra vez el mismo enfermo

                                                        a la intemperie

Esperando que la noche termine

 

yo le di de beber

el agua equivocada

                                                    porque la única luz

                                                    era muy débil

tanteando en la penumbra

                                                    alcancé a colocarle

                                                    los alimentos en los ojos

y aunque ya no vivía

los recibió bien:

 

cobró fuerzas (sorpresivas)

midiéndolo todo

                                                   con la nueva mirada

y de un salto

                                                   invirtió su vieja montaña

azuzándola

                                                   en tiempo y velocidad

 

Ya desde lejos

se ladeó levemente

                                                  como dando las gracias

porque yo

                      con la última mano

                      se las pedí

 

...

 

(los muertos son muy egoístas:

sus estertores

inutilizan los refugios)

 

 

18

 

sobre las imágenes fijas

                                               de la memoria

gravita la sombra

                                               de un péndulo

en forma de cadalso

 

Poemas del libro El silencio El lugar. Madrid: Del Centro Editores, 2018).

 

 

PALABRA DE GOLPE

 

¿Y cuándo

fue

que fue

libre

ese animal

de estimación?

 

:palabra

de golpe:

 

que rozó

lo insoportable

 

despavorida

de ser

 

 

ZAGREB I

 

de pronto

una figura

de negro

perdió

el sentido

sobre

un banco

de su misma

largura

y espesor

 

(el silbido

de los fusiles

cubría

afuera

el silencio)

 

la caída

repentina

detuvo

la ceremonia

 

pero nadie

se aprestó

tan presto

a recogerla

porque

no era

la madre

ni la hija

ni la hermana

de nadie

 

(«pobre»

–pensó

alguien–

«Enfermarse

así

tan sola»

«y tan

definitivamente»

«en el conocimiento»

…)

 

Pero una voz

respondió

con tono firme

e inteligible:

«AQUÍ

TODO

EL MUNDO

ESTÁ

SOLO»

 

 

EL OBJETO DEL ARTE

 

morir

es el término

de un minucioso

trabajo

de arte

 

su punto

de perfección

 

:Déjalo

ser:

 

llegado

un momento

el objeto

del arte

ya no

se puede

volver

a tocar

 

Del libro Piedra en :U: Barcelona: Candaya, 2016

 

 

AISLAMIENTO

 

tupida rama:

 

no toques

 

                            al animal herido

 

                            provéele de aislamiento

                            provéele de refugio

                            provéele de larga noche

 

sobre los ojos cerrados

 

Inédito, 2019

 

 

María Auxiliadora Álvarez (Caracas, Venezuela, 1956) ha publicado los libros de poesía El silencio El lugar (2018), Piedra en: U: (2016), Paréntesis del estupor (2011), Las regiones del frío (2007), El eterno aprendiz y Resplandor (2006, en edición conjunta), Un día más de lo invisible (2005), Páramo solo (1999), Inmóvil (1996), Ca(z)a (1991), Cuerpo (1985), y Mis pies en el origen (1978). Obras suyas y antologías han aparecido en países como México, Argentina, España o Venezuela, entre otros. Parte de su poesía ha sido traducida al inglés, francés, italiano, portugués, rumano, coreano, chino y ruso. Obtuvo los grados de maestría y doctorado en Literatura Española e Hispanoamericana en la University of Illinois at Urbana-Champaign, y ejerce como catedrática en Miami University (Ohio, EEUU).

 



Compartir