28 Nov 2020

108.POESÍA CHILENA. MARIO MELÉNDEZ

-14 Nov 2020

 

No hay pájaros en el árbol del lenguaje

sólo palabras que saltan al vacío

como frutas suicidas

 

 

LOUIS ARMSTRONG, NEIL ARMSTRONG, DOS HÉROES DE USA

TROMPETAS QUE VENCIERON LA FUERZA DE GRAVEDAD

 

El jazz es una brújula para aquellos astronautas

          que vuelven a casa

Una frase repatriada en los archivos del Times

 

Alguien olvidó mis anteojos en la luna 

Eso dijo Thelonious a su sicoanalista

 

Y aquel viejo contrabajo flotando en el espacio

como una lágrima del Misisipi envuelta para regalo

sudor de negros en la frente de un cometa

saliva de ángeles en el ombligo de Dios

 

Un minuto de silencio por el compañero Gagarin

Un minuto de silencio también por mí

dice la muerte sentada en la batería

Estas baquetas se las robé a un demonio llamado

          Cozy Cole

 

Debemos lavar los pies a las hormigas

no pueden andar así adentro de la nave

La NASA es estricta en esto (Neil Armstrong

Otra frase desempolvada del Times)

 

O esa foto de Louis en Los Campos Elíseos    

El niño que aparece de espaldas se asemeja a Rimbaud

Las ranas cantan mejor que usted, le dice

son más afinadas a la hora de hacer el falsete

 

Un balde de agua fría para Louis

que ahí mismo improvisa una ráfaga de grillos

          malhumorados

 

Sería un mimo perfecto, le recomienda Marceau

su rostro evoca ciertas nubes que amenazan desangrarse

 

El jazz es una brújula para aquellos eternautas

          que vuelven a casa

Eso dijo Thelonious a su sicoanalista

 

Pero el silencio es una fosa clandestina

que amontona epitafios en el vacío

(Miles Davis. Otra frase estrangulada en los archivos

          del Times)

 

 

UN TENOR VENIDO A MENOS

 

Qué fue de aquel canario que se estrellaba contra

          los vidrios

-tres en punto de la tarde-

como un “viento divino” en el humo de Pearl Harbor

Aquella ave que gemía como un jazz entrecortado

entre el alpiste rancio y un agua moribunda

           que ni las moscas se atreverían

Un tenor venido a menos, reconoció Lady Swan

mientras pintaba unas brevas afrodisiacas

arrebatadas en el jardín de las delicias

Se lo llevó la hija del mayordomo

Lo sueltan en un garaje para que siga en lo suyo

-tres en punto de la tarde-

como un fantasma desmalezando la oscuridad

Un día nos enteraremos que ha dejado este mundo

Honor y gloria a sus cicatrices, a sus plumas

          malhumoradas

a su canto atrincherado en los oídos de la muerte

Honor y gloria, repetí

y brindamos con un champagne desvanecido

          más viejo que el canario

 

 

ACCIÓN DE GRACIAS

Día 1

 

Enterró el cuchillo en el cuerpo de Cristo

lo cortó con la pericia de un viejo cirujano

y lo dejó sobre la mesa junto al plato

          de ensaladas

Oremos, dijo, mientras entraba en un éxtasis

          anterior al deseo

Pero los niños ya habían devorado las orejas

Los padres se peleaban los intestinos

La abuela mordía un riñón en la cocina

El perro huía con los huesos al cuarto

          de invitados

Sólo quedó la cabeza girando sobre sí misma

La muerte los miró con infinita clemencia

limpió el cuchillo en la barba de Cristo

y volvió al cementerio con la cabeza bajo

          el brazo

 

 

OVEJA NEGRA

 

Nunca nos despedimos de Dios

tampoco lo hicimos de la muerte

 

Éramos arrogantes hasta decir basta

creíamos que al final

las musas se pondrían de rodillas

 

Pero estábamos equivocados

nadie nos esperaba en ninguna parte

ni siquiera en el más allá

 

 

 SR. PESSOA

 

Usted está hecho de frutas extrañas

que envejecen cada tarde

          al volver a casa

Son frutas inútiles como esas cartas

que lleva en la memoria

 

Así es la vida, señor Pessoa

la mano que mece la cuna

fue cortada por un tren de carga

donde iban sus heterónimos

          crucificados

 

Deberá escribir sus obituarios

Pero quién escribirá el suyo

ahora que Dios sólo pinta grafitis

en las tumbas de los niños muertos

 

 

EL ÚLTIMO AQUELARRE*

 

De todas las brujas que vinieron a casa

el día de muertos

eras la única que no traía escoba

Tal vez esa manía de imitar a jovencitas

que lucen extraños tatuajes

o aquellas que salen en burdos comerciales

hace que pierdas el norte de tu vuelo

y encuentres horizontes más aptos

para evadir la realidad

Cuál pócima será la indicada

para que entres en razón

cuántos pelos de gato serán suficientes

cuántos huevos de araña bastarán

para sacarte de aquel sueño en el que habitas

con los muslos apretados

Será mejor que por tu bien recapacites

y vuelvas con los tuyos

hazlo por esa escoba que gime en las noches

mientras barre el polvo de la soledad

 

*Reunión de brujas en torno a la figura del Diablo, representado por un macho cabrío.

 

 

EL CADÁVER DE NADIE

 

Usted verá pasar el cadáver de nadie

por una sinagoga en llamas

Estará parado en la esquina

donde el cortejo se divide en dos

Unos irán a pie

llevando el ataúd por un atajo

Otros en línea recta

escoltando la carroza de rodillas

Llegado al cementerio

la madre y la viuda del cadáver

se quitarán el luto

y las piernas ortopédicas

Podrá ingresar al recinto

sólo si es familiar

De lo contrario

deberá contemplar resignado

al igual que esos curiosos

apostados en los techos

o colgados de los plátanos orientales

Terminada la ceremonia de cremación

las cenizas serán arrojadas

sobre la concurrencia

y usted volverá a la misma esquina

a esperar el siguiente funeral

 

 

MANICOMIO DE MONDRAGÓN

(10.00 a.m.)

 

A Leopoldo María Panero

 

Mi soledad lleva camisa de fuerza

y yo ¿qué me pondré?

 

 

De El mago de la soledad (Valparaíso ediciones, España, 2020)

 

 

Mario Meléndez (Linares, Chile, 1971). Estudió Periodismo y Comunicación Social. Entre sus libros figuran: Apuntes para una leyenda, Vuelo subterráneo, El circo de papel, La muerte tiene los días contados, Esperando a Perec y El mago de la soledad. Parte de su obra se encuentra traducida a diversos idiomas. Durante varios años vivió en Ciudad de México, donde dirigió la serie Poetas Latinoamericanos en Laberinto ediciones y realizó antologías sobre la poesía chilena y latinoamericana. A comienzos del 2012 fija su residencia en Italia. En 2013 recibe la medalla del Presidente de la República Italiana, concedida por la Fundación Internacional don Luigi di Liegro. Durante el periodo 2014-2016, dirige dos colecciones de poesía latinoamericana para Raffaelli editore, en Rímini. Una selección de su obra apareció en la prestigiosa revista Poesia de Nicola Crocetti. Al inicio de 2015 es incluido en la antología El canon abierto. Última poesía en español (Visor, España). En 2017 algunos de sus poemas aparecen traducidos al inglés en la mítica revista Poetry Magazine de Chicago. En 2018 regresa a Chile para asumir como editor general de la Fundación Vicente Huidobro.

 



Compartir

Comentar


Suscríbete a nuestro boletín