28 Ene 2021

115. POESÍA PANAMEÑA. BESSY REYNA

-21 Nov 2020

 

MEMORIAS DE LA AMANTE INFIEL

 

“Al principio es incomprensible, y después súbitamente, de todas las direcciones, de todos los rincones de la tierra, viene el dolor.”

MARGUERITE DURAS, The Lover

 

I

 

Debo empezar por el principio en aquella noche

en una playa solitaria

donde nos sentamos en silencio,

abrazadas, escuchando el ritmo del océano

dejando que el deseo se fuera desplegando lentamente

hasta que tus manos

se convirtieron en un colibrí impaciente

desnudándome por primera vez

mientras la marea iba subiendo

y las olas borraban nuestros rastros.

 

II

 

O tal vez debo empezar por el principio

Aquella tarde que te vi por primera vez

mientras tú leías un periódico

en el apartamento de tu amiga y yo no podía dejar

de contemplar tu rostro

donde se unían tres continentes

y conversamos, tomamos café y te dije vamos a pasear

y te llevé a la playa

sin siquiera preguntarte si era allí a donde querías ir

y tú quedaste callada dándome la espalda

como si le rezaras al mar.

Yo no vi tus lágrimas hasta que volteaste tu rostro y

preguntaste ¿cómo sabías que yo necesitaba venir aquí?

 

III

 

Debo empezar por el final, tal y como me lo imagino—

Tú sola en el hospital en París

¿Quién tocó tu rostro por última vez? ¿Cerró tus párpados

 

IV

 

¿Cuál es el sonido de dos manos entrelazadas

convirtiéndose en una

explorando el contorno de un universo íntimo?

¿Cuál es el sonido de la traición?

¿Cuál es el sonido del abandono?

 

V

 

Envuélveme con tu rabia, tu dolor, tu herida

pero déjame tocarte una vez más por un instante.

 

VI

 

Voy a excavar la tierra para retornar a las ciudades

donde me amaste

Ven conmigo una vez más a esos lugares

y esta vez no lloverá en Stonehenge al amanecer

y sí me va a gustar París, te lo prometo

y buscaremos más piedras en las playas de Etretat,

y un ladrón no se robará tu cartera en New York City.

¡Ven! Volvamos a escuchar jazz en New Orleáns

o a caminar en silencio como lo hicimos en aquel otoño

mientras tú absorbías los colores de los árboles

antes de que descubrieras mi traición.

 

VII

 

Tu imagen, tus caricias, tus manos, tu voz.

Oigo tus palabras dentro de mí— 

Amor, te quiero tanto

Ma Petite, tu me manques beaucoup

 

Cómo pudiste hacerme esto?

 

 

VOCES                                           

 

Hay voces

de mujeres que me llaman

para esto y aquello

deseándome

para esto y aquello

hay voces

muchas voces

pero todas menos una

me llaman

me llaman

 

 

EN EL CAMPO DE BATALLA DE TU CUERPO           

 

I.

 

La última vez que usamos el silencio

como balas,

nos herimos mortalmente

en el combate.

Ahora, apenas si empezamos

a recuperarnos 

y ya tenemos el rifle

listo para la lucha.

Incapaces de admitir

la derrota,

volvemos a enfrentarnos

en el campo de batalla de tu cuerpo.

 

II.

 

En la penumbra,

me olvido del temor

escondido entre las manos 

contigo cruzo la frontera del deseo

penetro el territorio

donde la vida y la muerte 

se disuelven.

Como náufrago sediento de aventuras

me sumerjo 

en el agua turbulenta 

de tu río inexplorado.

Víctima una vez mas,

de tu emboscada.

 

 

ENIGMA                                                                   

 

¿Si yo hubiera aprendido

a amar la nieve

en lugar del océano

amaría la nieve ahora?

 

¿Si tú hubieras aprendido

a amar el océano

en lugar de la nieve

amarías el océano ahora?

 

¿Puedes encontrar la nieve

escondida en el océano?

¿El océano escondido en la nieve?

 

 

LENGUAS PROHIBIDAS                                                   

 

Ella seca mi llanto con su lengua

robándome las ganas de dejar de llorar.

 

Su lengua

revelando el significado

del dolor placentero.

 

Con su lengua

se convierte en conquistadora

surcando aguas inexploradas.

 

Su lengua

un arma secreta.

Su lengua

invadiendo por la fuerza senderos escondidos,

atrapándome.

 

 

LAS DOS CAMAS

 

Ella tiene dos camas:

una es inmensa —y aún le falta espacio—

la otra es pequeñita —y aún la sobra espacio.

 

En la inmensa

los cuerpos se separan en la noche

como boxeadores al sonar la campana,

cada uno a su rincón.

 

En la pequeña

los cuerpos se entrelazan,

 

se amoldan,

se descubren,

se funden.

 

Dime como duermes

y te diré quién eres.

 

 

LA DAMA UKIYO-E EN LA NIEVE                                                 

 

(Inspirado por un grabado de Eizan 1787-1867)

 

En medio de la tormenta

la sombrilla roja aleja la nieve de su rostro.

 

Ella es la dama ukiyo-e creada por Eizan

condenada a esperar eternamente en el muelle.

Con su cabello recogido atrás, con su cintura ceñida por un obi

le da la espalda al mar.

 

Esta mañana de invierno como deseo parecerme a ella:

su postura elegante, su cuello perfecto.

Y poder escuchar el sonido del viento acariciando su kimono negro y dorado

mientras permanezco descalza en la nieve.

 

 

Bessy Reyna es residente de Connecticut, USA. Su trabajo ha sido publicado en numeras antologias en inglés y en español. Ganadora del Premio Joseph Brodine de Connecticut Poetry Society. Edita la página LatinArteNews del periódico Identidad Latina. Es graduada de Mt Holyoke College en Massachusetts y de la Universidad de Connecticut. Ha recibido numerosos honores por su trabajo en favor de la comunidad Latina y de las Artes en Connecticut. Estos poemas, del libro bilingue Memorias de la Amante Infiel, se han publicado con el permiso de su autora.



Compartir

Comentarios 1

  1. Bessy Reyna
    23 Nov 2020 / 11:52 am
    Gracias por incluir mi poesía

Comentar


Suscríbete a nuestro boletín