24 Sep 2021

167. POESÍA PERUANA. MARTÍN RODRÍGUEZ-GAONA

-07 Feb 2021

 

BROT UND WEIN

 

Dame la paz para perdonar

a la belleza

que nada perdona. A la inconmovible

satisfacción

de sus apetitos

ella dedica la noche: dedícale tú

el olvido

que todo nivela.

 

Donde sea que habite

la luz

deja que esté hoy

entre nosotros.

 

No

somos hermosos

y lo agradecemos

porque has hecho nuestra

la canción.

 

 

Y LAS MIRÍADAS QUE SU CENTRO, CUAL IMÁN, PROPICIABA:

ORFEO SIN EURÍDICE

 

Silba la música que hace

que todo lo demás se mueva

y siempre agua tiene

para los que, de una u otra manera,

respiran.

 

Déjame que cante con las

Ménades,

a la izquierda, para vernos

más o menos pronto.

 

Los destinos son indescifrables,

sólo perceptibles

al hartazgo y la emoción.

 

 

FRANCESCO MOROSINI, FUTURO DUX PELOPONESÍACO, DIVAGA MIENTRAS BOMBARDEA EL PARTENÓN

 

26  de septiembre  de 1687, tras días

de ataque sistemático a la Acrópolis.

 

 

Será una desgracia para tres mil años de historia, pero no puedo

permitir que también lo sea

en mis ambiciones personales. La destrucción de lo que amamos

sucede porque no sabemos

lo que somos: el poder logra siempre obtener

beneficios ante cualquier turbación.

 

Imagino ahora,

desterrados nuevamente, a los nobles atenienses, su ilusión

al pedirnos combatir contra los turcos. 

 

Cuando la tragedia se aproxima lo sensato es mantenerse

a buen recaudo, salvar lo que se pueda.

 

Porque muy pocos tesoros quedan bajo el imperio

del miedo, el egoísmo y la ambición.

 

Así es como somos y, sin embargo, ¿qué es lo que somos?

 

Sé que este hecho ominoso

no será importante y, por lo tanto, esta lucha es un error:

una pobre estrategia mal planteada. 

 

O quizá no, y el fruto de nuestra destrucción pronto

se torne generoso, pues sólo puede producir

parálisis, desencanto, perversión, por lo que muchos

morirán manchados

después del estruendo y la sangre.

 

Y ese hedor probablemente sea

difícil de quitar.

 

Otros, anticipándose a su derrota

–el éxtasis del vacío por sus venas-

buscando una supuesta dignidad, confirmarán ingenuamente

la dominación:

 

Yo he de volver a un lugar

todavía más grande, desde el cual celebraré fastos

en honor a los vencidos.

 

Yo, Francesco Morosini, navegante y militar

veneciano, sé lo que es perder

–desde mi niñez ahogada aún pienso en ti, madre-

pero no puedo llorar por la belleza rota,

pues de alguna manera supe que no nací para ella,

y no la busqué nunca de la forma en que se encuentra

en el calor de los lares familiares o en la piel

que se atesora como una estatua.

 

Yo, Francesco Morosini, comandante en jefe

de la Liga Santa, admirador de Temístocles, marino

por linaje y oficio, al frente de un ejército cosmopolita

y multilingüe,

he ordenado a la artillería cumplir mi misión

más inmediata:

 

Donde hubo grandeza crear horror y mercancías

–robo de leones

de mármol pentélico, pagos con monedas devaluadas,

peste, frisos derruidos, silencio- 

triunfos de muerte y confusión.

 

 

EINBAHNSTRAßE

 

Für Asja Lacis

 

La lámpara sigue encendida

y no puedo

dormir

porque algo de ti encuentro

todas las noches

y no lo pienso abandonar.

 

Eres un largo poema de amor

escrito a partir

de un desamor constante.

 

Recuerdo la ventana

y yo al borde de la cama

contemplando tu cuerpo desnudo,

bebiendo luz.

 

 

Martín Rodríguez-Gaona es poeta, ensayista y traductor peruano. Entre sus poemarios figuran: Pista de baile (1997), Parque infantil (Pre-Textos, 2005), Códex de los poderes y los encantos (2011), Madrid, línea circular (2013, Premio Cáceres Patrimonio de la Humanidad). Sus ensayos: Mejorando lo presente. Poesía española última: posmodernidad, humanismo y redes (2010) y La lira de las masas. Internet y la crisis de la ciudad letrada (2019, X Premio Málaga) son pioneros en el análisis de la poesía en su adaptación a la cultura digital. Su obra como traductor incluye libros de John Ashbery, John Giorno, Jack Spicer, Brian Dedora y Alice Notley. En la Residencia de Estudiantes organizó recitales y conferencias con poetas como Seamus Heaney, José Watanabe y Gonzalo Rojas, y editó libros de Olga Orozco, Blanca Varela, José Ángel Valente y Jaime Gil de Biedma, entre otros. Acaba de editar el poemario Motivos fuera del tiempo: las ruinas (Pre-Textos, 2020).

 

 



Compartir