24 Sep 2021

194. POESÍA CHILENA. TATY TORRES DÍAZ

-07 Mar 2021

 

TRARIWE

 

I

En los ojos de tu abuela había un silencio azul

un silencio antiguo, dijo mi madre con cariño

y yo

busco en imágenes remendadas

en el camino tejido de historias

y la traigo de regreso

con sus trenzas enrolladas y aretes de plata.

He comenzado este trariwe de palabras

camino sobre los recuerdos

y crujen como pan recién horneado.

Doña Tránsito Güenante se transmuta en aire

murmulla palabritas en mi oído

me cuenta del árbol cerca del pozo

y de la rana que habitaba en él.

Reímos y brota luz de mi garganta.

La imagino sentada junto al fogón

los ojos entrecerrados moviendo el trigo en la callana.

El humo como espiral escapa por ranuras de las cicatrices

que están más allá de la piel.

Comía harina tostada con miel

musita mi madre desde algún lugar

y resplandecía cuando el dulzor tocaba su boca.

 

 

II

Abuela tenía los ojos azules ¿Lo dije ya?

ella decía que era hija de la borraja

mi madre lo confirmó siempre.

Las dos se unen en este viaje ritual

caminan descalzas por mi memoria

una se arreboza en su chamanto mapuche

la otra seca las manos en su delantal floreado.

Los brazos llenos de mundo invitan a quedarse.

Tomemos el té parecen decir con la mirada

mientras susurran una oración.

Las veo ir y venir, el mantel prendido a la cintura

y un suspiro colgando de la boca.

Quisiera quedarme en este recuerdo

quisiera el té con aroma a menta

pero lejos está el abrazo suave

las caminatas apegada a la sonrisa

el algodón dulce y las manzanas con caramelo.

Ahora sé que en la estación próxima

podremos retozar libre de fantasmas

y repetir el abrazo que nos robó el tiempo.

El invierno se adentra, viene como astilla a enterrarse     

y lloro

por los pequeños colgajos que nos unen

historias antiguas que estremecen.

Lloro por el algodón de azúcar que hoy se torna amargo.

He dejado un ovillo de palabras para mi hija y mi nieta

ellas continuarán tejiendo el trariwe

con el recuerdo que nace y muere en la médula.

 

 

ESCARABAJO AZUL

 

I

Llevo lápices en los bolsillos del abrigo

en pequeños compartimientos de mi cartera

algunos han caído dentro de mi bota

pero no molestan

están ahí para escribir entre semáforos

para soñar alguna canción en colores

para que las cuarenta mariposas que tengo en el cuerpo

hablen de mi vida.

Llevo lápices para recordar los eclipses de sed

los golpes de sol

las páginas arrancadas de mi historia

que es tu historia también.

Llevo lápices

como un instinto de conservación.

 

 

II

El tiempo en su prisa

arranca otro botón de mi abrigo

sonríe

con esa sonrisa de quien se sabe inocente.

El tiempo no sabe

que se está llevando de a poco mis recuerdos

se los lleva en hilachas

en mordiscos

pronto olvidaré lo negro del charco.

El tiempo se ha vuelto cruel

desconsiderado.

Le ha dado por sentarse conmigo en el viejo sofá

a oír canciones de Aznavour 

se sienta tranquilo

se alimenta de mis recuerdos

se lleva alguna sonrisa

alguna conversación intrascendente.

He tratado de resguardar las baldosas negras

las guardo en la punta de la lengua

en el borde más vivo de mi ojo.

 

 

Taty Torres Díaz. (Penco, 1961) Región del Bio-Bío. Ganadora del Premio Ceres de Artes Literarias Región del Bio-Bío en poesía 2014. El Fondo Nacional del Libro le concedió una Beca de Creación Literaria los años 2015, 2017, 2019 para sus libros Garra de Lobo y Nada, Cáscara y Luna, Al otro lado de lo oscuro. Ganadora de los Juegos Poéticos y Florales Gabriela Mistral, 2016, con su libro “Leonora Bruce”. Sus poemas han sido traducidos al inglés, italiano y rumano. Coordinadora del Festival Internacional de Poesía “El Rayo que no Cesa”, Chile. Invitada al Festival Internacional Paralelo Cero 2019, Ecuador. Invitada al Festival Internacional Primavera Poética 2020, Perú.



Compartir