24 Sep 2021

ESSENTIAL HISPANIC POETRY READINGS DOSSIER. VÍCTOR MANUEL MENDIOLA

-03 Abr 2021

  

ESSENTIAL HISPANIC POETRY READINGS DOSSIER

FIRST SERIES

VÍCTOR MANUEL MENDIOLA 

 

 

HENRI ROUSSEAU RECUERDA

  

a Yadwigha (Andrés Salmón) 

 

Yo te vi 

en una selva del futuro

rodeada de animales

y un helecho.

 

Había dos leonas

y el estrecho tronco de un árbol,

viejo, pero puro.

 

Recostada en el rojo

satisfecho de tu diván,

soñabas en el muro de un día,

que era como el claroscuro

de una noche;

 

soñabas en tu lecho

la selva de oro

donde los leones

sueñan con las leonas

y las pavas reales

se divierten con su gallo;

 

Yo te vi en una selva

de espadones verdes,

bajo el olor

de las guayabas,

andar en sueños

huir a caballo.

 

 

DOS POEMAS SOBRE EL REFRIGERADOR

  

1

Mi refrigerador

es muy pequeño.

No le cabe ni un conejo

ni un salmón;

tampoco acepta

una flor

del Japón

ni siquiera permite

un blanco sueño.

 

Pero yo puse en él

mi corazón,

hice a un lado

el ojo pedigüeño,

rompí todos los platos

y su dueño el diente

y me perdí

con mi ilusión.

 

Ahora, ahí me encuentro,

en una luna

donde los lobos corren todo el día.

 

Cuando me ven,

mueven su larga cola.

 

No puedo creer más

en mi fortuna.

La onda fría del hielo

lanza su ola

en esta Alaska eléctrica y baldía.

  

2

Mi refrigerador

está dispuesto a recibir un brazo,

un corazón,

una cabeza grande

y un pulmón

y hasta la fina oreja,

que no he puesto.

 

Pero tú ¿qué te atreves a poner?

 

¿Pondrías

tu bellísima mirada?

¿La arriesgarías?

 

¿Tu pirueta de Hada

la pondrías a un lado

para ser?

 

A lo que me refiero es ser conmigo:

andar la rapidez de un avestruz,

sentir la sed

de un galgo

tras los osos.

 

Me como un higo

y juego a mi enemigo,

pienso en tu boca

y caigo en otra luz,

te oigo y vuelvo

a tus brazos minuciosos.

 

 

MUTILACIÓN

 

Si pudiera quitarme alguna parte del cuerpo

cortaría sin ninguna duda los brazos.

Puedes ver la luna

sin los brazos,

también puedes mudarte

de habitación sin ellos.

 

Hay mil y una buenas razones

para despojarse de los brazos incómodos

y darse tiempo

de perseguir otra fortuna.

 

Sin brazos

ya no toco tu cadera,

sin brazos

no deseo desvestirte

y tus pechos maduran sin mi mano.

 

Sin brazos

me da igual

tu cabellera

y no importa

si tienes ganas de irte

al Acapulco de un país lejano.

 

 

MELANCOLÍA

 

Anoche comprendí

que no tenía lengua ni boca

cuando te encontré.

 

Desde mi oscura silla

me quedé mudo

viendo correr

el bien del día.

 

Pensaba: cómo

acariciar tu pie,

cómo mirar

de nuevo la alegría que vi

en la red de tu melancolía,

una alegría donde te pensé.

 

Pensaba: si me arranco un dedo,

lo uso de oreja

para oír todas las cosas

que suben en tus ojos

y en tus trenzas.

 

Y ahora te oigo

en el iluso huso de las horas

y escucho el peligroso sonido

de las rosas

cuando piensas.

 

 

Víctor Manuel Mendiola nació en la Ciudad de México en 1954. Ha publicado, entre otros libros: Vuelo 294 (poesía); Tan Oro y Ogro (poesía); Xavier Villaurrutia: la comedia de la admiración (ensayo); El surrealismo de Piedra de Sol, entre peras y manzanas (ensayo); El ángel que acompañó a Tobías. La suave Patria de Ramón López Velarde (ensayo); y El viaje inmóvil: Primavera indiana de Carlos de Sigüenza y Góngora (ensayo). Fue becario del Centro Mexicano de Escritores, bajo la dirección de Salvador Elizondo y Juan Rulfo, y del SNCA. Desde hace cuarenta años es editor de Ediciones El Tucán de Virginia. Obtuvo el Premio Latino de Literatura 2005 por el libro Tan oro y Ogro y el Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2010 con la novela 4 para Lulú, publicada por Alfaguara. Actualmente escribe la columna “Poesía en Segundos” del suplemento Laberinto del periódico Milenio. Recientemente publicó los libros Tu mano, mi boca. 54 variaciones sobre un plato (DGP) y La bruja (Ediciones el Milagro).



Compartir