06 Jul 2022

86. POESÍA MEXICANA. ALBERTO GONZÁLEZ

-13 Jun 2021

 

HWÖHI

 

Di petsi ‘nar hai,

bi te hai ma ndo’yo

nu’bu ha’bu di kwatir

ma ‘ye ne ya böjö,

mader bohai

ner tsi hyadi ma xita.

 

Ha nu’nar hai

hindi tso ya nxui

mi nts’oni ya pa.

Hiñotho da nstobi

ya nt’ots’i ma wahe

 

 

MILPA

 

Tengo una tierra,

crece bajo mi cuerpo

ahí donde se pegan

mis manos y el metal,

entre la negra tierra

y el sol de mis abuelos.

 

En esta tierra

no llegan las noches

que ensuciaron los días.

Nada cansará

la cama de nuestros pies

 

 

HAI

 

Hyaxtho, ma dohe fots’ewi tsi hyadi,

har mahets’i, mañör ma’ye,

di köi tsiramits’u, ra ma ‘na.

Ma wa, ma ‘ye, ma hmi di njö’i.

 

Xta agihe ma ts’oi mbor hwöhi,

nu’bya, ‘nar ‘ñu hai

nt’ot’i ma jeyahe,

rá ndui ma jihe,

‘mui made ma nzakihe:

döngo, ndo’yo,

ngo, thuhu.

 

Hyaxtho, di penje har tsi hai,

ma tsi nönöhe,

ger nxutsi, dönxu, txu.

Di tehe rá ‘ma

bi boho mbor ‘wada,

ha ‘nar tsi ndo,

ha ya do ma k’u,

di mpewi ma hñöhe,

ma xifnihe, ma haihe.

 

 

 

TIERRA

 

Diario, nuestros ojos germinan con el sol,

en lo alto, arriba en las montañas,

bajan lentamente, uno a uno.

Mis pies, mis manos, mi rostro se hace gente.

 

Hemos escondido nuestro ombligo dentro de la milpa,

ahora, un camino de tierra

escribe nuestros años,

es el inicio de nuestra sangre,

vive en medio de nuestra fuerza:

fiesta, cuerpo,

carne, nombres.

 

Diario, regresamos a la Tierra,

nuestra Madre:

Es niña, mujer, abuela.

Crecidos por su leche

que brota dentro del maguey,

en una pequeña semilla,

en los ojos de mis hermanos,

tejidos por nuestra lengua,

nuestra piel, nuestra tierra.

 

 

YA ‘YO

 

Di ntots’e ya gui

tsi xonther hai

ya gidor tsi mahets’i ne,

pe, ma mpefihe ya hinää.

 

Di ntots’e ya gui

ya tsi ti ya xita

ya tsi ‘ye ya txu,

pe, ma mfenihe ya hinä.

 

Di ntots’e ya gui

ya tsi sodi tsi donxu

ya tsi jopi tsi dada,

pe, ma tsi ‘mui ya hinää.

 

¿Ha’bu ga mahe ‘mu

hindi ga ntoxehe ya ‘yo?

¿Ga jwetihe?

 

 

LOS CAMINANTES

 

Se sostienen las nubes

con el sudor de la tierra

y las lágrimas del cielo también,

pero, nuestro trabajo ya no.

 

Se sostienen las nubes

con los sueños de los abuelos,

con las manos de las abuelas,

pero, nuestro pensamiento ya no.

 

Se sostienen las nubes

con los rezos de las mujeres,

con las bendiciones del padre,

Pero nuestros corazones ya no.

 

¿A dónde iremos si

ya no sostenemos a los caminantes?

¿Nos apagaremos?

 

 

YA NT’AXI

 

Xa nt’axi yá da

ya nt’axi bi handihe

dya godahe nu’mu

di nzogi’ihe ma hmihe.

 

Enä ya jö’i ge ya mengu.

Hai bi hyoe ra thuhu.

‘yo honse nu’bya.

Ra tsi ngur ximhai.

 

Ya nt’axi di ‘ñöni, 

‘mu hingi pödi rá hmi

rá tsu’i da tzu’a’i

Honse da ne ‘nar tu’i

ri jöpi, ge da ma

har tsi xeni hme

ge da ndude ndöhi.

 

 

LOS BLANCOS

 

Están muy blancos los ojos.

Los blancos nos miran.

Somos ciegos cuando

nos hablan a nuestras caras.

 

Dice la gente que fueron familiares.

La tierra derrumbó sus nombres.

Ahora caminan solos.

Su casa es el mundo.

 

Los blancos se esconden,

si no te sabes sus caras

su regaño te alcanzará.

Nada más quiere un poco

de tu bendición, que se va

en un pedazo de tortilla

que cargará el viento.

 

 

Alberto González (Bomintzá, Tolimán, Querétaro, México). Bilingüe en hñöhñö (otomí) y español. Licenciado en Filosofía y Maestro en Estudios Amerindios y Educación Bilingüe, ambos por la Universidad Autónoma de Querétaro. Filósofo, poeta, lingüista y gestor cultural otomí. Docente de secundaria y preparatoria en las materias de filosofía, español, historia de México e historia universal. Actualmente es becario del programa FONCA en la categoría de letras en lenguas indígenas con especialidad en poesía.

 



Compartir