29 Nov 2021

335. POESÍA ECUATORIANA. JULIA ERAZO

-23 Oct 2021

 

TRÉBOLES DE CUATRO HOJAS

 

tréboles de cuatro hojas ascienden al cielo

arropan mi cuerpo desnudo

lo guarecen de la lluvia de las tormentas solares

 

alguien dice mi nombre me llama a través del bosque

 

pero yo he dejado todas mis pertenencias olvidadas

para sufrir la vida de los árboles

para clavar mis raíces como dedos sedientos buscando otras manos

 

solo los tréboles de cuatro hojas pueden ascender al cielo

trepar por mi cuerpo desnudo

cubrirlo guarecerlo dejarlo ser sin nombre

 

el bosque productor de ecos distantes se calla

 

 

HAMBRE

 

soy la cena

 

un solo cubierto en mi mesa

 

 

FANTASMAS

 

algunos girasoles crecen en el centro de mi casa

parecen no necesitar del sol

 

miran mi rutina de absurdas lecturas

giran su cuello desde el sofá rojo hasta la cocina  

 

vuelven a dormir

 

 

PALABRA 

 

tus poros tus caras tus fracturas

tus azules tu granja de lunas

tus cigarrillos tus tacones

tus abrigos sin mangas

tu invierno descalzo

tus uñas torcidas

tu hipotermia

tus cristos

tu polvo

tu luz

 

 

AROMA

 a Josué, recuerdo de agua

 

ocurren las horas los días

una tormenta

el hambre la sed

 

no estás

 

sabanas africanas 

la aurora el ocaso

 

una leona 

tras una cálida presa

 

aspiro tu aliento

guardo la flor del baobab

 

a pesar de las sombras

la caza se consuma

 

 

ÁNGELES

a Juan Xavier, José y Josué

 

en una ronda bailan los niños

 

el primero una moneda al aire

echa la suerte

aviva volcanes a punto de extinguirse

 

el segundo una moneda que rueda por el suelo

roza el mundo

se forja sobre el pavimento 

 

el tercero una moneda de agua

se escapa 

mas regresa en tardes de lluvia y de llanto

 

 

RUTINA

 

una noche sin luna

sin estrellas

el aura

 

fugaces pájaros la rondan

 

algo nos llama a cenar fuera de casa

fuera de la piel

 

el invierno ha terminado

sangran nuestras alas rotas

 

un farol alumbra la vuelta 

 

felicidad

 

una flor bordada

 

llena el espacio 

ahuyenta las distancias

 

aún en el tambor

en el vacío

en la nada

 

aún hilo

en la rueca que da vueltas

 

 

RUIDO SALVAJE

 

el invierno sepulta tus huellas irremediablemente

 

una araña recupera sus hilos sueltos  

unos pies corren descalzos por la casa

 

no quedan rastros de ti

solo un poco de azúcar derramado sobre la mesa

 

 

ESPANTAPÁJAROS

 

deseas 

una jarra de té hirviente sobre la mesa

encuentras una estela de polvo y polillas

 

deseas

un timbre que anuncie visitas halagüeñas 

no hallas la puerta ni la ventana 

 

deseas

una copa con bebida fresca 

un desierto te ha dividido los labios

 

los lugares que no te conocieron te reclaman

las esquinas que te vieron pasar no te conocen

 

alguna vez apareces 

cargando tus bronquios secos 

 

alguna otra

tu alma de espantapájaros

tu crucifixión

 

ha claudicado la velocidad de tus palabras

la novela de aventuras que inventaste

 

has muerto

 

 

Julia Erazo (Ecuador). Periodista. Ha trabajado en la cátedra universitaria en el área de lenguaje y comunicación y en diversos proyectos literarios. Sus textos han aparecido en antologías y revistas ecuatorianas y extranjeras, así como en antologías de la lírica ecuatoriana actual. Es coautora del libro La voz habitada. Siete poetas ecuatorianos frente a un nuevo siglo (2008). Ha publicado: Imágenes de viento y de agua (2008), Verbal (2008) y Verbal & Tu verano en mis alas (2012). Ha representado al Ecuador en eventos literarios en encuentros y festivales internacionales.

 



Compartir