30 Sep 2022

408. POESÍA CHILENA. NATALIA ROJAS

-16 Mar 2022

 

CÓMO UN PÁJARO BLANCO ENTRA EN UNA ZONA BLANCA?

 

el borde no es el soporte de la materia

borde de pluma al aire pesa

esa ave tiene agua

océano

ríos

la laguna

las aguas miran direccionando arriba

y debajo de la tierra

con todo su contorno abierto de azul

 

un pájaro entra de un color al aire y sale de otro

nosotrxs estamos en ese lugar esparcido

habitamos fracturas

la captura de nuestro tiempo diluyó esos morteros

                                                           piedras tácitas

espejos para los no colores y la historia que escinde la altura

entre un mundo de estrellas y un mundo de otros químicos

 

un pájaro blanco entra a un lugar blanco?

pregunta que aún no se puede responder en este poema

 

 

UN DIBUJO PODRÍA RESPONDER LAS FORMAS INAUDITAS

 

te has preguntado qué es lo que compartes/tienes de volcán?

de gallina

de hoja

 

el agua hace que la forma se reviente

 

mira cinco segundos al liquen

liquen

                        liquen

                                    liquen

                       

kalcha            cura

 

                                           

yacente o interno               

carbono-12    

estable y terrestre

 

 

REGRESANDO DEL PASEO, pienso en el sentido de llegar a un espacio. las ovejas del camino constantemente están moviéndose, cuando se cansan, se echan, el espacio les permite sentirse cómodas existiendo en el descanso. entonces reviso, qué es lo que compone un lugar

 

 

gorjeos y el barro

la altura y el barro

el desequilibrio y el barro

todo un mismo         huevo

 

las manos y el barro

la saliva y el barro

el meao y el barro

todo un mismo         palo

 

la orilla y el barro

el gusano y el barro

el respiro y el barro

todo una misma       concha

 

            la mentira y el barro

            el falo y el barro

            el disparo y el barro

todo un mismo

 

el asesinato y el barro

las causas y el barro

el fuego y el barro

todo un mismo

           

sal de ahí y el barro           

no       y el barro/mutilación

y el barro

todo    un   mismo

                                               o   j   o

 

el barro y tú

el barro y los barros

el barro con el chancho encima

el barro y las uñas

el barro y los pies de niñxs

el barro y el cielo

el barro y el barrio

el barro y la oz

el barro y las huellas de patas de aves costeras

el barro sin las balas

el barro y el junquillo

el limo de la laguna y el brillo de tu lámina de lengua

que no solo te lava

te cicatriza las heridas de perro

que has tenido que llevar

por ser el oprimido

del oprimidx

 

pero el fuego y el barro      el paseo y el barro y la huella       llegar             entramos a echarnos

 

tinturas madres

 

 

DESPUÉS DEL BARRO   el tallo

qué lo enhebra para sostenerse?

leñoso o herbáceo

 

al último el viento lo abreva

y sale la savia de leche

desde la teta rota

 

al leñoso

el animal lo pisa

 

astilla la imagen acústica de la astilla

 

queda en las bastas

 

LA PLANTA

entra conmigo

 

 

CON SU TIEMPO

aisló el mío

para que entendiera

lo quieto que obstruye el curso

 

me agaché a reanimar al fuego

es para ser visto y oído

 

historia de bosques:

huesos del animal que se aguardan en la tierra y

empujan a las semillas a salir distintas

 

porque abajo es tiempo

viven otros químicos dioses

d/e s p a c i o

 

cruje y de tanto su ser la lluvia fundamenta al fuego

 

estaba ahí frente y agachada

cuando la planta explotó

adentro de mi pupila enferma

aún el fuego no encuentra su espacio en la materia

 

quito el tallo de mi basta

verde pálido y sin nombre aún

empujo a la planta por siempre

al tallo lo abrasa la boca del hogar

el fuego en su adentro no es un arma

es el corazón inerte de dioses

 

 

MI ÚNICA COMPAÑÍA ES KALLFÜ: escribir, recorrer me ayuda a la articulación visual del lugar y a entender, por ejemplo, que el mismo frío me sujeta. el frío es necesario para que mi cuerpo continúe siendo mi cuerpo y no se vaya a árbol, a la poca luz de estos sueños, que despierta, se cruzaron por mis manos en forma de híbridas composiciones:

 

el vacío entre la palabra y el ser hacen al objeto transitar por nociones unilaterales. la lengua es el barco en el vacío. las manos hacen del vacío una fugacidad brillante. el volumen expresa interno un proceder triple, orquestal, ingrávido como el elemental de la hierba

 

 

LLEGAN ENTES. MUEVO LOS HILOS Y ENTRAN AL AIRE SALIÉNDOSE EN TRENZA. el vacío es una figura llena que el ojo no alcanza a ver, pues el vacío está una dimensión más atrás de los objetos. tejiendo, el ojo pierde el horizonte, aborda la minucia. en el ojo la pupila sobra, prorrumpe. tejo cuando la enmaraño profusa, queda muda quedo de tanto paisaje inasible, queda muda quedo en las gotas que trazan un camino de vapores en la ventana de un viaje largo. el tejido se le aparece al sonido, quedo. sabemos que ahora están abigarrándose. aquellos movimientos son un rumbo. el sonido enmaraña el silencio y en los espacios vaciados de la maraña, se precipita la luz, lo que quiere decir, la pupila sobrante retorna detrás del horizonte con el nudo hecho imagen, dibujo y punto: una dimensión detrás

 

 

LA SUSTANCIA ANIMAL

y luz

 

es una sustancia, se filtra por las grietas que deja el temblor en la superficie. esta sustancia viene de arriba, precisa entra en forma de luz vertical. los animales corren porque al andar descalzos, esta luz entra por sus patas

ojos de patas

una niña, sigue con la mirada los saltos que va dando el animal libre. en cada pata le anuda hilos imaginarios. los hilos salen de sus propios dedos, madeja infinita. los hilos van entretejiendo la ofrenda al dios del vacío, un nuevo animal detrás del mar. pero no hay mar donde está sentada la niña. ella, luego de verlo, entiende y teje al dios. el espacio queda propicio para la inexistencia de un baldío yermo                                hilos

ese momento del animal brincando, resume varias relaciones                                                                               

lengua/pensamiento

brinco y magia, camélido suspendido en medio de la noche aún con los hilos imaginarios anudados, pero ahora estos muestran un tejido que se multiplica, lo dice su condición oscura. el negro es el infinito, una dimensión fértil de donde todos salimos. se desprende desde su fisura, esa sustancia vertical, luminosa que por las patas se yergue, entrando

                                               brinca tridimensional

                                                                               (el hilo)

 

 

Natalia Rojas (Chile). Teje-planta y escribe. Publicó Pedernal en coedición Chile-Argentina por Cuadro de tiza y VOX Ediciones, Cardador (Aparte, 2019) y Dorso de una taxonomía (LP5, 2020). Sus poemas aparecen en diversas revistas virtuales, fanzines y en antologías como Entrada en materia: 17 poetas jóvenes chilenos (Altazor, 2014), Del caos a la intensidad: vigencia del poema en prosa en Sudamérica (Hijos de la lluvia, 2016), Cigar City Poetry Journal (English Poetry Editor, 2019).

 



Compartir