06 Jul 2022

417. POESÍA COLOMBIANA. JULIA SIMONA GUERRERO

-04 Abr 2022

La poeta colombiana Julia Simona Guerrero nos lleva en un rapto vertiginoso a la aventura de la palabra. Entramos en su universo cabalgando sobre versos sin puntuación que reformulan constantemente el sentido de la imagen poética. Las grafías se suceden desenfrenadamente hasta saltar, en el momento menos pensado, a la línea siguiente. El poema se convierte, entonces, en movimiento, en una permanente resignificación donde el lector no puede permanecer ajeno; inevitablemente se convierte en cómplice de la lógica y del sentido en los que participa la palabra y su relación con el tiempo que se desmaterializa:

 

relojero

frente a tu lámpara

de neón doblado

sobre

tus minutos y segundos

quizá hasta tú mismo de ti

te has olvidado

 

El tiempo, en los poemas, desdobla sus moléculas. La lámpara de neón siendo de incoloro gas inerte, adquiere cuerpo en los trazos del aire que la poeta esboza a mano alzada con la precisión milimétrica de un dibujante. ¿Se dobla el relojero o se dobla el haz de luz gasificada? ¿Se pliegan ambos? Quizá nos hemos adentrado en universos simultáneos y la composición de uno no impide el repicar del otro, sino que lo complementa. El mundo estético de Julia asienta su eje en eso infinitamente cotidiano que captura el instante fundacional del poema. Así ilumina la incontable permutación de significados sobre un mismo cuerpo vaporoso.

Vamos de la mano con Julia Simona Guerrero a encabalgar los versos. Aceleramos el ritmo de las imágenes, provoquemos en el lector una suerte de taquicardia en la curiosidad por saber lo que vendrá. Que venga el verso y concluya, abruptamente, dejando el corazón en la garganta.

 

Amarú Vanegas

 

RELOJERO

 

Pequeño hombre

relojero

arreglando

reparando

los tiempos

de los otros

pequeño hombre

relojero

frente a tu lámpara

de neón doblado

sobre

tus minutos y segundos

quizá hasta tú mismo de ti

te has olvidado.

De La discordia de la manzana, 1984

 

 

GRIFO

 

Se llamaba Andar

y traía dentro de sí los caminos

el mundo de los hombres fue su destino

y a él penetró como un cuchillo

no estaba dentro ni estaba fuera

veía las sombras dentro de las sombras

y distinguía los grillos dentro de los grillos.

Había en él paz

y lóbregos pájaros que le rasgaban

sobre su piel llevaba

la tibieza del frío

y un alfiler incrustado en la cabeza

en sus narices penetraba

el embriagador tinte noctámbulo

vibraba en él

el acento cotidiano

envolvía todo su cuerpo con el mundo

se detenía a escuchar

y a palpar con las paredes de su ser

según parece

estaba vivo.

De La discordia de la manzana, 1984

 

 

ESCARABAJO

 

Y después de tropezar

con la luz

guardó sus alas.

De La discordia de la manzana, 1984

 

 

CHUMBE

 

Para decirles

soy negra

india soy

ojos rasgaos

apretao silencio

 

Aunque la piel esté clara

tengo el corazón espeso

como la selva profundo

como la montaña quieto

 

Soy telar chumbe

canalete guadua

ave canasto

rondador y cuero

 

Aunque la piel esté clara

tengo el corazón espeso

como el centro del planeta hierve

como la semilla inquieto

 

Soy flor de baile

y habito profundo en el pecho

de aquellos que saben

sus taitas criaditos

a punta de paico

mazamorra y peto

 

Soy india

negra soy

por eso me río

y me brilla el ojo

 

Pero usted no puede

descifrar sonrisas

de labios cerrados

descifrar miradas

de ojos soslayados

 

Pero usted no puede

descifrar sonrisas

descifrar miradas

vislumbrar la vida

De Del alba hasta la tarde, 2009

 

 

MESTIZA

 

¡Abuela, ya!

 

Aún no aprendes a ir a misa

las órdenes te causan ira

o te causan risa

 

¡Abuela, ya!

 

Estás muy desvestida

que te pongas zapatos

¿Desde cuándo y de dónde

sacaste esa ropa?

Y ese zapato fino

¿Dónde lo hubo

de dónde vino?

¿No andarás en malos pasos?

Trabaja y deja esa cantadera

¿Tienes que mover tanto la cadera?

 

¡Abuela, ya!

 

Mestiza altanera

para qué saber quién es su taita

¿No le basta con su abuela?

Déjate de tanta zalema

lárgate si te vas a largar

Yo no neesito nieta

yo no neesito ná

 

¡Esta india!

¡Achichay atiza el fuego

que tu abuela se va enfriá!

 

¡Abuela, ya!

 

El que anda con negro anda solo

 ya me decía mi mamá

pero esta no es negra

ni blanca ni india

 

¡No me responda mestiza

no me responda

que usted es ná!

 

¡Abuela...ya!

 

Duérmase mi niña

duérmase mi yá

 

Mi niña tiene sangre árabe

hasta china me saldrá

Nóóó... ¡Mi niña es india!

 

¡Que caray!

 

Mi niña tiene en su sangre

lo mejor de la humanidad

 

Duérmase mi niña

duérmase mi yá

 

¡Abuela...ya...!

De Del alba hasta la tarde, 2009

 

 

LO QUE SUCEDE EN ESTE PAÍS

 

Lo que sucede en este país

en cada rincón de este país

es que cada día

una mujer se levanta

y cocina

 

Lo que sucede en este país

en cada rincón de este país

es que cada día

una mujer se levanta

y lava

 

Lo que sucede en este país

en cada rincón de este país

es que una mujer barre y limpia

Lo que sucede en este país

es que una mujer borda

 

Lo que sucede en este país

en cada rincón de este país

en cada punto cardinal

una mujer trabaja

 

En las confecciones

en las finanzas

en el arte

en la medicina

en el campo

 

Sucede en este país

en cada rincón de este país

una mujer da a luz

para la vida

nó para la guerra

nó para la muerte

De Del alba hasta la tarde, 2009

 

 

SOLEDAD

 

Aquí

nada me penetra

ni alcanza

la soledad es una

con la nada

con la brisa

Aquí

soy pirámide

oblicua silenciosa

Aquí

el vientre se estremece

la respiración se corta

Aquí

un borde frío habita la quietud

se ignora el miedo

Aquí

el amor se crece

quiere permanecer

empecinarse

Aquí

la vida

da

vértigo

De Algo hiela la tierra, 2009

 

 

ALGO HIELA LA TIERRA

 

Monstruo de muchas cabezas

lado oscuro del planeta

nos torna mudos

aletea

se camufla

apresándote en tu cuerpo

respira a tus espaldas

susurra miedo a tu cerebro

 

Por ello

alumbra tus sentidos

escucha

el argumento de las plantas

inhala

el verde

secreto

del silencio

De Algo hiela la tierra, 2009

 

 

CENIZAS Y CANTO

 

No cruzarás el umbral

antes quebrantarás

tus propios huesos

frente a tu omnisciencia

y tu grandeza

el sonido del amor sacrificado

 

La flor no se querrá erguir

de sus cenizas

ningún poema

perturbará el silencio

de nada servirá blandir

tu poder frente al abismo

ni regar una a una

con tus lagrimas la sémola

 

Cientos de años célibes

en meditación profunda

no bastaran

para arañar

de entre las cenizas

el canto

De Algo hiela la tierra, 2009

 

 

Julia Simona Guerrero (Colombia). Poeta, narradora, arquitecta y performer. Publicaciones: La discordia de la manzana, Aproximaciones al silencio, Música abismal, Canto de grillos; mención en el Encuentro Nacional de Poetas de Roldanillo. Poemas suyos están publicados en antologías en físico y virtuales.

 



Compartir