23 Feb 2024

10. ENTREVISTA. ZELENE SUCHILT. SERIE POETAS EN NUEVA YORK

-07 Nov 2023

                   

 ZELENE SUCHILT

POETAS EN NUEVA YORK: SERIE DE ENTREVISTAS

                                                       

Por Nilton Maa

 

La poeta chicana, mexicana, neoyorkina Zelene Suchilt (a.k.a. Rebelene) nos comparte cómo fue el desarrollo de su primer poemario Música para mariposas, así como parte de su proceso de desarrollo como artista de la palabra, desde su historia personal, hasta las diverdas dificultades alcanzadas y sobrepasadas en su carrera. 

 

  • Sobre tu libro Música mara mariposas ¿cuáles consideras han sido los mayores desafíos, no solo para su creación, sino también para su publicación? 

Los desafíos que enfrente durante la creación de Música para mariposas, me imagino que son los de todes: enfermedades y depresiones que limitan nuestras habilidades e interrumpen nuestra confianza y creatividad. Asimismo, mudanzas, cuadernos y computadoras pérdidas. La neta del planeta al fin es, el sobrevivir el contenido y verla de una manera universal para poder compartir algo que acompañe el dolor y placer de la condición humana.  

En términos de la publicación del libro, tuve que tomar una decisión calculada de donde echar raíz. Mis contemporáneos de la tradición Chicana suelen entrar a concursos para su primer libro y tomar decisiones para posteridad profesional. Pero vienen con marcos de páginas, a veces hasta del tema, y el idioma. M4M llegó al mundo con el volumen de 60 poemas, mayoría de aliento largo por tradición.  Aunque mi trabajo está escrito predominantemente en inglés me considero una escritora internacional. No era una opción que el libro no fuese bilingüe. 

La gente que siempre me ha dado pan son los inmigrantes, específicamente familias Mexicanas indocumentadas. No la academia, ni poetas por excelencia, sino el pueblo. Por eso acepté la invitación de Iván Vergara para publicar con Editorial Ultramarina por recomendación del poeta Colombiano, Nicolás Linares. Acepte sin tener que comprometer la integridad del libro. Es una editorial independiente con redes por todo el mundo fundada por inmigrantes Mexicanos. Fue un buen pacto. 

Honestamente, la chinga más pesada fue la traducción de M4M, que me la heche con las escritoras y traductoras, Carolina Sanchez y Paulina Barrios. Lo hicimos con mucho amor y consideración de la audiencia desde el nido de la amistad. A Caro le dirigí y edité un video trailer de su libro Viaje, e hicimos trueque con la traducción de M4M. Caro invito a Pau al proyecto, y con ella comparti tiempo-espacio y forjamos nuestra propia amistad y trueque energetico. 

 

  • Además de la temática de inmigración, en tu libro se siente una conexión con lo natural, así como la conquista, uso de un lenguaje originario nativo (cuéntanos cuál es) y la posición de la humanidad en el universo ¿de dónde provienen estas temáticas y qué responden en ti? 

Todo eso existe en el contexto de mi vida. El libro abarca contenido que he trabajado más de 20 años. En su totalidad es una travesía de la niñez a la madurez, de migración forzada a viajes de aventuras. De rebelarse a la dictadura de los adultos, al aprender a vivir con la anarquía del cosmos. 

Nací Mexicana con los apellidos Suchilt y Guerrero en los tiempos de NAFTA. Escogí el camino de organizadora y defensora de derechos humanos, la poesía y el arte me escogió a mí, lo cual me llevó a NYC y de ahí se abrió el mundo. 

En algún punto de mi vida, llegue al privilegio de poder sanar. Sanar mi cuerpo y mis raíces. Mis antepasados son Nahuas, Africanos y Europeos. Pues soy producto de la colonización como mucha gente. He podido aprender de la Nación Shuar de Ecuador, Mamos de Colombia, Abuelas de tradición Maya, Wirarika, Lakota, México en el camino recorrido de la sanación. Es mi responsabilidad compartir lo que se me compartió, con la medicina que me tocó portar en esta vida: la palabra. Por ser producto de la colonización, hablo español e inglés pero con mucha intención los detono y descolonizo con granadas de palabras de una cosmovisión indigena.  

Todo el trabajo que hago: político, laboral y artístico, tiene como brújula una cosmovisión anárquica que se acomoda con las leyes de la tierra y el universo. Aunque es necesario cuestionar y destruir la opresión donde quiera que se encuentre, nunca quiero destruir lo sagrado que vive en todes para evolucionar como especie.


En’Lakesh: Yo soy tu, tu eres mi otro yo. Si te hago daño a ti, me hago daño a mi mismo. Si te amo y te respeto, me amo y me respeto yo. Es un poema Chicano de Luis Valdez, “Pensamiento serpentino.” Los Chicanos escogimos hacer el trabajo de arqueología restaurativa haciendo trabalenguas con las palabras de los Colonizadores. 

 

  • ¿Cómo dialogan la música y la poesía en tu trabajo?

El silencio no existe. Todo tiene ruido, aunque no puedas escuchar sonidos, puedes sentir su vibración y energía. En la ausencia de las palabras, existe la música. En mi trabajo y lo que yo hago, es algo que se me viene muy natural. Un sentido de ritmo y tiempo en la orden de palabras y sílabas y como suenan cuando se dicen en voz alta. Creo que eso viene de la escuela de los spoken word poets de Houston con los que aprendí a experimentar la poesía. Algo que se acerca mucho al hip-hop y jazz. Eso es muy parte del ADN de mi poesía y la manera que la recito, porque esas comunidades fueron mi nido. Nada me lo puede quitar.  

De una manera con más madurez, ciertos poemas EXIGEN ser acompañados por instrumentos específicos y estos se convierten en cine. El poema del mango, quería una guitarra eléctrica distorsionada pero sensual, como las bandas de rock que me gustaban mucho en mi adolescencia. Esperando al sol, quería un saxo salsero, con ese saborcito Neoyorquino del Spanish Harlem y Losaida. 

En fin, la serie de poemas de Music for Butterflies, de la primera parte del libro está acompañado por un EP, osea un disco con arreglos compuestos por el guitarrista Español, Alberto Alabedra, con movimientos del violín de Ernesto Llorens. Hablando de madurez, crear ese disco fue una experiencia profesional muy generosa de parte de Alberto, quien me guió de la mano en el proceso de este género artístico. Fue algo muy bonito, porque esa música viene de la inspiración que le nació a Alberto.

 

  • El seudónimo con el que te presentas es Rebelene, ¿qué significa y de dónde nace? 

Rebelené fue un apodo que me dió un amigo en El Paso, donde estudié antropología y empecé mi profesionalización como organizadora comunitaria en una organización de derechos humanos. Es un lugar donde todos se conocen y pues llega un personaje nuevo: una chava de buena pinta organizando marchas. Me juntaba con un grupo de mujeres artistas mayores que yo, y salía a lugares donde no debería. Este chavo, Mon, me preguntó cómo me llamaba, y de ahí me empezó a decir Rebelené. Cuando el mundo hizo la transición al ámbito digital, ese fue el apodo que usaba para los handles y eso. También quería diferenciar el trabajo político que hacía como organizadora profesional, y mi trabajo artístico que nunca ha sido de un solo medio. Cuando empecé a enfocarme más en el trabajo de performance, el personaje de Rebelené desarrolló su propia estética y manera de canalizar el material.

En realidad soy una persona introvertida, he experimentado ansiedad social. Rebelené me ha ayudado mucho para proteger mi privacidad y sentimientos. Le agradezco porque los escritores experimentamos muchos rechazos. Y como mujer de color fuera de la academia…ufff, ni se diga. Rebelené se come a los misóginos, racistas y clasistas hasta chuparse los dedos! Jajaja, pobrecitos. Es muy atractiva y la queremos mucho. Pero quienes me conocen, saben que soy un nerd corazón de pollo.  

 

  • Entre tus proyectos se encuentra la creación de una nueva editorial, ¿cuéntanos un poco más de este proyecto: a qué necesidades responde, qué tipo de temas deseas abordar? 

Bueno, pues la creación de Rebelené Press no es algo nuevo, sino que su tiempo ha llegado. Tengo mucho que agradecerle a dos editoriales específicas que me han dado la inspiración y las experiencias necesarias para que yo pudiera madurar como poeta y líder para finalmente echar raíces y recursos a esta incubadora. 

Primero a Mango Publications, Mango Press, fundada en 1976 por poetas Xicanos en California, liderada por la poeta Lorna Dee Cervantes. Con quien hice el intento de revitalizarla en el 2014. Fue una etapa de mi vida maravillosa, aprendí mucho. Me levantaba con una emoción y propósito que me llenaba de felicidad.  Algún día contaré esa aventura de una manera que honra a la maestra Lorna Dee y la comunidad de Los Librotraficantes y la defensa de la literatura Chicana en EEUU. Desafortunadamente, me faltaba la madurez y experiencia para hacerle justicia a ese proyecto de vida. Lo agradezco todo y me disculpo a quienes decepcioné en esa aventura. Tenía 25 años, mi cerebro no estaba bien desarrollado. 

No me estarías entrevistando si no fuese por Ivan Vergara y el equipo de la Editorial Ultramarina, quienes me dieron la gran honra de publicar con ellos y la experiencia de publicación de libro de principio a fin. La realidad de tener tu libro en tus manos y el poder de compartirlo con tus seres queridos y la comunidad que esperaba la llegada del trabajo en sus vidas. Por ser una editorial independiente basada en España, se me presentaron desafíos porque mi base es en EEUU el navegar las logísticas distribución etc… fue un reto. 

Las realidades que acompañaban a M4M me enseñaron mucho y me inspiraron a tomar la decisión de forjar mi camino independiente. Quiero ayudar a poetas como yo, fuera de la academia a incubar libros que se realicen como quieren ser. Quiero cosechar libros que tengo muchas ganas de verlos existir. Ayudar a artistas marginalizades a profesionalizarse sin depender de la academia y las vacas sagradas. Quiero ver eso aquí en NYC. M4M forjó el camino para Rebelené Press, y el trabajo de la poeta Oaxaqueña, Lisseth Morin forjará otros caminos. Caminamos lento porque vamos lejos bailando al son de caracol. 

 

  • ¿Escribes también narrativa o solo poesía?

Para mi los géneros son constructos coloniales. No cuadro con esquemas rígidos, es mi naturaleza rebelarme en esos ambientes. Yo confío en el trabajo y respeto como quiere ser. Mi lugar es darle su lugar, hacer el ego a un lado y servir como canal y productora. No es decir que todo me sale chido, claro que no, la cago y la cago hasta que se convierta en algo macizo. Tenemos que ser humildes y asumir los errores, pero no dejar que la perfección mate la creatividad. La parte juguetona, como seducimos y mantenemos la creatividad para jugar y construir con ella. Respetarla, tal y como es. 

Me encanta leer, especialmente las novelas, ver cine, los museos y galerías, comprar artesanías, ir a conciertos, ver poetas en vivo, ir  temazcales y conocer seres realizados. Amo a la humanidad, sirvo para servir. Mi vocación como organizadora política. Los ancestros y mis traumas, todo eso informa mi escritura, es lo que más amo en mi vida. Mi vida es la escritura, y la poesía es mi compañera de vida. 

En este momento, mi enfoque es un trabajo de narrativa. Acabo de regresar del taller de escritores MACONDO para escribir ficción con las maestras Sandra Cisneros y Ruth Behar. No hay vaca más sagrada para mi que Sandra Cisneros. Ruth Behar también tiene un lente de antropóloga y una manera de escribir que es muy flexible y aprendí mucho de ella. El taller fue un hito en mi travesía como escritora. Afirma un compromiso serio con el proyecto narrativo con el que ahora camino. 

 

  • Cuéntanos un poco acerca de tu proceso como poeta, cómo inició y cuáles son tus metas. 

Mi mamá leía mucho las revistas de Vanidades. Me atraían mucho las portadas con mujeres elegantes. En la guardería me enseñaron el vocabulario, las consonantes y las vocales. Un día puse los sonidos de las letras en la portada de la revista y descubrí cómo leer. Siempre tuve una imaginación muy activa y me encantaban las Barbies y sus vidas secretas. Cuando vine a los EEUU tuve maestras y maestros que les encantaba la poesía. Robert Frost, Maya Angelou, Emily Dickenson, Alan Poe… Ahí empecé a escribir. Siempre tuve un cuaderno en la mano. En la secundaria había un club para niñas latinas y ahí la poesía me agarró, nunca nos hemos soltado. A ella le debo mucho de lo bueno que he tenido el privilegio de vivir. 

 

  • Hace poco estuviste de tour en diversas ciudades de USA y México, cuéntanos lo más resaltante de esta increíble experiencia.

Rebelene’s Tumbleweed Tour across Aztlan!  La gira fue muy espiritual en el sentido de que fue como recoger mis pasos. Agradecer el camino que recorrí en mi vida para llegar a la compleción del libro de M4M. Se dice en algunas culturas milenarias que antes de morir deberías recoger tus pasos y darte el lujo de despedirte. Así agradecí los lugares y las etapas de mi juventud que aportaron a la vida que ahora disfruto. Agradecer y soltar con amor para recibir con amor la siguiente etapa de mi vida. 

Aztlán en la mitología Chicana es el territorio ancestral de la gente Mexica que fundó la civilización de Tenochtitlan, que se conoce como los Aztecas. La leyenda de origen es que el pueblo Anasazi en Utah tuvo el sueño del águila en vuelo mordiendo la serpiente entre nopales, donde se tenía que fundar Tenochtitlan. Estas comunidades hicieron el recorrido haciendo pactos con diferentes naciones, y de ahí varía la leyenda. El territorio de Aztlán incluye: Texas, Nuevo México, Arizona, entre otros estados más, pero estos son los estados por cuales pasó la planta rodadora de mi gira y culminó en Tenochtitlan, es decir Ciudad de México, donde yo nací. 

La primera parada fue en Houston, donde mi familia migró en los 90’s después de NAFTA, donde empecé a escribir y recitar poesía. Incluso fui fundadora de un festival de poesía, The Word Around Town, que se dio anualmente por 10 años y forjó un legado de poesía muy bonito en la ciudad. El Paso, donde nació Rebelené y me profesionalice como organizadora política. Agregamos San Antonio y Tucson, Arizona gracias a las comunidades de Tom LaGatta, quien fue mi cómplice en la aventura de la gira. Él me apoyó en todos los sentidos y la mejor parte de la gira fue poder compartirla con el. 

Ver a mi abuela sostener mi libro y escuchar los poemas que le dedique fue lo más especial. Ella aprendió a leer después de ser madre entonces el libro es un logro generacional importante. Mi Papá se subió al escenario conmigo en CDMX, eso estuvo chido porque él escribió poesía en su juventud. El lanzamiento en Nueva York fue el mejor día de mi vida, a mi Mama le di el primer ejemplar del libro y solo con ver la portada empezó a llorar. Para ella y mis hermanas ese libro lo vivieron, y yo sobreviví para escribirlo. 

 

 

QUIENES HABLAN SU PROPIA LENGUA  

 

El destino es algo que no te suelta. 

Moriste en el séptimo día, tarareando 

 

Tetjo ñaa iñatjo 

 

genialidad heredada que descubriste bailando.

 

Te recordaré somnolienta cuando el frío del día crecía  y la forma en que saludabas al este 

 

cómo buscabas el néctar sin importar 

dónde fuera, cada vez que te alcanzaba el deseo  

 

la forma en que usabas virtuosamente tu lengua

para devorar  sol amorosamente 

manifestado en la hora de la flor. 

 

Decías que las estrellas eran ancestros  

una familia así de vasta y expandible, 

quienes reciben nacimiento en el Norte 

conocerán la Muerte en Michoacán, 

en una reunión religiosa sobre cortezas y coníferas. 

 

Sobrevolando con cuidado las almas que esperan sentir  el espíritu que cargamos dentro de nosotros. 

Visitaremos campos que saludan en cacofonías de olores y la nota singular del Cempasúchil. 

 

Tetjo ñaa iñatjo 

Tetjo ñaa iñatjo 

 

Quienes los Nahuas llaman Mazahuas 

pero no cómo se llaman a sí mismos 

 

Tetjo ñaa Iñatjo 

Tetjo ñaa Iñatjo 

«Quienes hablan su propia lengua».



BERTA

 

En memoria de Berta Cáceres.

 

Dentro esos ojos tuyos

pintados en un mural frente a mi casa,

 

veo la presa de Agua Zarca que nunca fue

lo sagrado y cristalino del río Lenca Gualcarque

la sangre tuya derramada sobre el cielo de esa bandera.

 

¿Qué miras desde allá hasta aquí?

 

Parece que traes en la muela una semilla

un secreto, un pacto de Mona Lisa ancestral.

 

Mujer negra, mujer tierra, Atlachinolli

madre de cuatro Zúñigas

hija de partera que dio a luz cuatro mil vidas

heredera de La Esperanza de Intibucá, matriarcado

 

regresaste a la Madre de todas a los 44 años de tu propia luz

enterrada dentro del corazón del territorio que defendiste

en el mundo de las que vivimos por lo vivo hasta morir.

 

Presiento el deseo por más horas

para alcanzar el sol y llegar a la gente

al agua

la montaña

la Tierra entera.

 

Presiento la humedad de tu patio

la luz fosforescente vigilando los plátanos, los mangos.

Soñé el interior de tu casa con olor de masa frita

 

el calor de la cocina te llena

como nadar en el líquido amniótico de la madre

un baño inocente con hermanas, mis primas

un recuerdo se transforma para sanar lo ancestral.

 

Lo infinito de tus ojos barre mi barrio en sintonía con la lluvia,

que baila con las flores que brotan de los cerezos

y se entregan al viento de primavera.

 

 

PARÍS HUELE A LIBERTAD LUEGO DE LA GUERRA

 

Para mi hermano Aboubacar «Asn» Ndiaye

 

 

realmente no lo puedo explicar,

pero casi vuelo sin el peso de la paranoia

 

Sobrevivimos una vida en Texas sin papeles y

ahora llevamos pasaportes al viajar

 

La noche antes del año nuevo nos besa la cara

con llovizna

al subir las escaleras a la cima de Sacre Coeur

gotas de champaña resbalan por nuestras barbillas

 

bajo el reflejo brillante de luces

abrimos paso por las calles mojadas

solo para pagar demasiado por un espectáculo topless

 

Tú me prometes un espectáculo más excitante

cuando regresemos a nuestro País pero nuestro País no existe nuestro País es vivir nuestras vidas.

 



Compartir